Skip to content Skip to navigation

Economistas y empresarios sostienen que la derogación de la Ley 80 permitirá crear nuevos empleos

Economistas y empresarios sostienen que la derogación de la Ley 80 permitirá crear nuevos empleos

(5 de junio de 2018 – San Juan) Durante el segundo día de vistas públicas del Proyecto de la Cámara 1634 —que atiende la derogación de la Ley 80— varios empresarios y presidentes de asociaciones del sector privado se expresaron a favor de la medida que presentó el gobernador Ricardo Rosselló Nevares.

Este proyecto busca dar cumplimiento al acuerdo que alcanzó el primer ejecutivo para garantizar la permanencia del Bono de Navidad de empleados públicos y privados, así como las licencias de vacaciones y enfermedad de los empleados privados.

El gobernador ha señalado que el acuerdo no es perfecto, pero es la ruta más beneficiosa para Puerto Rico, pues elimina la incertidumbre y asegura los derechos más importantes a la clase trabajadora.

El licenciado Carlos R. Paula, en representación de la Asociación de Industriales, expresó que “la Asociación de Industriales respalda toda la gestión del Gobierno de Puerto Rico, dirigida a fomentar el desarrollo económico y social, y a crear las condiciones que favorezcan la creación empleos adicionales”.

Asimismo, añadió que “debido a que entendemos que la derogación de la Ley 80 promueve el objetivo de hacer de nuestra jurisdicción una más competitiva, y que dicha propuesta es un componente fundamental del acuerdo del Gobierno de Puerto Rico con la Junta de Supervisión Fiscal, la Asociación de Industriales respalda la propuesta general y el propósito esbozado en el P. de la C. 1634 según presentado por el gobernador”.

La Asociación de Industriales representa a las entidades que generan 48% del producto nacional bruto de la Isla.

Además, la Asociación de Industriales destacó que la derogación de la Ley 80 no provocará el despido de empleados en el sector privado pues “una persona de negocios no va a despedir empleados solamente porque ya no existe la Ley 80”.

De otro lado, el CPA David Rodríguez, en representación de la Cámara de Comercio, apoyó la derogación de la Ley 80 y expresó que “el cúmulo de legislación laboral de Puerto Rico constituye un obstáculo real para la creación y retención de empleos y ha contribuido a convertirnos en un lugar poco atractivo para el tipo de inversión que crea empleos”.

Mientras, Nelson Ramírez, presidente del Centro Unido de Detallistas, expresó que “las leyes laborales de Puerto Rico son una camisa de fuerza para las empresas y muchas veces no se radican por estas mismas restricciones laborales”.

Además, añadió que la derogación de la Ley 80 “representa la mejor alternativa para el desarrollo económico pleno de Puerto Rico, así como la creación de más y mejores empleos”.

Por su parte, Emilio Colón Zavala, presidente de la Asociación de Constructores de Puerto Rico, apoyó la derogación de la Ley 80 para atraer inversión e indicó que “entendemos que con la derogación de la Ley 80 no se priva a los empleados del sector privado de las diversas protecciones provistas por las leyes laborales especiales, a través de distintas modalidades de discrimen y las diferentes causas de acción reconocidas en el ordenamiento jurídico vigente”.

Todos los deponentes coincidieron en que la empresa Lufthansa es el mejor ejemplo de cómo la flexibilización de legislación laboral tiene el potencial de lograr la creación de empleos mejor remunerados.

Mediante la Ley 32 del año 2014, se eximió a la Industria de Mantenimiento, Reparación y Acondicionamiento de Naves Aéreas de Puerto Rico de cierta legislación laboral para lograr que se estableciera en Puerto Rico la empresa Lufthansa y no en México.

Dicha ley contó con el voto a favor de las delegaciones del Partido Nuevo Progresista y del Partido Popular Democrático en ambos cuerpos legislativos.

Durante el día de ayer, los dos economistas que depusieron ante la Comisión de Gobierno de la Cámara de Representantes coincidieron en que la derogación de la Ley 80 permitirá el crecimiento económico de Puerto Rico al atraer empleos en una economía globalizada y competitiva.

Vicente Feliciano, economista preparado en la Universidad de Harvard, expuso que la Ley 80 impide el crecimiento económico pues la Isla no es competitiva en comparación con el resto de los estados y el mundo. También destacó otras jurisdicciones donde la flexibilización de las leyes laborales han redundando en crecimiento económico.

En tanto, el economista —quien trabajó en el Fondo Monetario Internacional y posee un doctorado en Finanzas— explicó que la derogación de la Ley 80 es necesaria para lograr crecimiento económico al alinear el mercado laboral de Puerto Rico con el resto de las jurisdicciones de los Estados Unidos con las cuales compite.



Portal sometido ante la CEE el 28 de diciembre de 2015: Solicitud CEE-SA-16-2859